La obesidad es una enfermedad que se intensifica en las fiestas navideñas

Arte & Sociedad 21 de diciembre de 2022 Por ABC Noticias | Redacción
Más del 50% de la población en Argentina tiene exceso de peso. Sólo en las fiestas navideñas y en la cena de Nochebuena, se ingiere hasta un 30% más de las calorías aconsejables por día.
OBESIDAD 1
La Guía Alimentaria para la Población Argentina se puede implementar en cualquier época del año.

Asado, vitel toné, pionono, ensalada rusa, pan dulce, helado y turrón son sólo algunas de las deliciosas comidas que no pueden faltar en las mesas navideñas de las familias argentinas. Y es que la llegada de diciembre siempre trae de la mano momentos de mucha celebración con familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Sin embargo, en estas fechas, la ingesta de alimentos no saludables suele ser muy excesiva, esto sin contar el alto consumo de bebidas alcohólicas y gaseosas, lo cual se convierte en una suma de peligros para nuestra salud. Por ejemplo, solo en las fiestas navideñas y en la cena de Nochebuena, se ingiere hasta un 30% más de las calorías aconsejables por día.

En este sentido, la Sociedad Argentina de Nutrición advierte que durante las dos últimas semanas de diciembre se puede engordar entre uno y tres kilos, situación que afecta sobre todo a quienes ya tienen un problema previo de exceso de peso. 

En presencia de esto, el Ministerio de Salud sugiere que en los días de festejo se incluya una variedad de frutas y verduras en los platos, moderar el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas, comer de todo, pero en porciones pequeñas, reemplazar la sal por condimentos y respetar la cadena de frío de los alimentos. 

Además, también tiene disponible las Guías Alimentarias para la Población Argentina, la cual se puede implementar en cualquier época del año. Con esta iniciativa, la Secretaría de Gobierno de Salud, a través del Programa Nacional de Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad, busca ofrecer un instrumento pedagógico que contempla aspectos regulatorios, de asistencia, capacitación, promoción y evaluación en materia de alimentación.

Cabe destacar que, según el organismo, más del 50% de la población argentina tiene sobrepeso. En específico, la enfermedad afecta a 6 de cada 10 personas adultas, mientras en menores la tasa alcanza al 37%. Lo más preocupante es que esto, a su vez, puede ocasionar otros problemas como diabetes, hipertensión arterial, afecciones respiratorias y cardiovasculares, entre otros.

En esa misma línea, la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, realizada en el 2019 en el país, arrojó que el 40% de los niños y niñas entre 5 y 17 años de edad sufría exceso de peso, entretanto el 13,6% de los menores de entre 2 y 5 años de edad también arrastraba con este padecimiento.

Estos datos, de acuerdo a la Unicef, no mejorarían a futuro, debido a que Argentina se encuentra entre las 20 naciones del mundo que en 2030 superarían los 2 millones de niños, niñas y adolescentes con obesidad, esto si no se adoptan políticas públicas focalizadas a controlar esta realidad. Aunado a esto, actualmente, el país tiene la segunda tasa más alta de sobrepeso en menores de cinco años de edad en América Latina y el Caribe.

La Federación Mundial de la Obesidad, a través de su Atlas Mundial de la Obesidad 2022, también realizó catastróficas predicciones en dicha materia, ya que se señala que miles de personas en todo el mundo, entre ellas 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 7 hombres, vivirán con obesidad para el 2030. Además, contempla que alrededor de 250 millones de niños y adolescentes en edad escolar serán clasificados como obesos. 

Estas malas noticias serían muestra de que los países no lograrían la meta global de la Organización Mundial de Salud, que espera que para el 2025 se detenga el aumento de la obesidad. En detalle, el organismo acordó el “Plan de Aplicación Integral sobre Nutrición de la Madre, el Lactante y el Niño Pequeño”, que tiene como finalidad reducir la doble carga de la malnutrición en los menores para contribuir con el logro de un óptimo estado nutricional y de salud.

“Esto implicaría que el número de niños menores de 5 años de edad con sobrepeso no pase de 43 millones a aproximadamente 70 millones, como se anticipa, de mantenerse la tendencia actual (...) En los niños pequeños el consumo excesivo de alimentos y bebidas con azúcares añadidos es también un factor que contribuye al sobrepeso en menores de 5 años de edad”, manifestó el texto acordado en la Asamblea Mundial de la Salud realizada en Ginebra en el 2012.

Ayudarse o buscar ayuda es clave

La voluntad y la constancia son de suma relevancia para que cada persona pueda prevenir, dependiendo del caso, padecer de sobrepeso u obesidad; al tratar de evitar el abuso de calorías de alimentos ultra procesados; la ingesta de azúcares, grasas, bebidas azucaradas, y al realizar actividades físicas para disminuir conductas sedentarias. 

No obstante, en situaciones extremas, siempre es aconsejable buscar la ayuda de un profesional. En este contexto, las obras sociales y las prepagas tienen el deber de cubrir tratamientos específicos contra la obesidad y los trastornos alimentarios en general, lo cual está incluido en el Programa Médico Obligatorio.

Esta normativa quedó establecida en la actualización de las prestaciones básicas esenciales de la Ley 26.396. En la misma, se señala que la medida abarca consultas ambulatorias, con nutricionistas, psicólogos o psiquiatras; tratamiento farmacológico, con un 70% de descuento para inhibidor de la absorción de grasas; procedimientos quirúrgicos como manga gástrica y bypass gástrico y el seguimiento posquirúrgico.

Esta decisión fue celebrada por la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad, ya que, según su presidente, Jorge Harraca, era una lucha que llevaba más de seis años y donde solo se habían escuchado a los sectores económicos de los subsistemas.

Es relevante señalar que el tema de la obesidad, más allá de perjudicar nuestra salud física, también ataca la mental, debido a que es muy probable que se presente una autoestima baja como consecuencia de algunos estigmas sociales.

Ante todo, lo antes mencionado, si bien no se puede obligar a las personas a comer saludable durante las fechas navideñas, así como en el día a día, es recomendable minimizar los excesos y tratar de tener una alimentación más consciente, porque las consecuencias a futuro pueden ser perjudiciales sin importar la edad o sexo.

Te puede interesar