Un misionero que construyó una casa con botellas plásticas brindó una charla en Coronda

Alfredo Santa Cruz es el primer hombre en el mundo que construyó una casa completa y amueblada con botellas plásticas de gaseosas, contó su historia y cómo comenzó a emprender el cuidado del medio ambiente desde Puerto Iguazú en la provincia de Misiones.
ALFREDO SANTA CRUZ 1
Alfredo Santa Cruz estuvo en la ciudad de Coronda y brindó charlas en escuelas y en el Balneario Carancho Triste.

El misionero Alfredo Santa Cruz estuvo en la ciudad de Coronda para brindar charlas en escuelas y en el Balneario Carancho Triste. Su historia surgió en plena crisis del 2001, en familia construyeron “La Casa de las Botellas” con botellas de litro y medio de una famosa bebida cola. “Venimos a contar con cosas reales y concretas cómo los residuos ambientales se pueden transformar en cosas útiles. La historia es maravillosa. Yo me quedé sin trabajo y empecé esto por una necesidad económica. Mi esposa también se quedó sin empleo y así salimos a juntar residuos, seleccionarlos y venderlos en las plantas de reciclado. Haciendo ese trabajo, mi hija me pedía una casita para un árbol y yo no se la podía comprar, de esta forma con mi esposa comenzamos a construir la estructura con botellas de plástico”, comentó Alfredo Santa Cruz.

“La técnica consiste en juntar las botellas, todas iguales, elegimos las de Coca Cola porque en todo el mundo son iguales, luego se unen con un tornillo. En principio llevaba tiempo, pero fuimos encontrando métodos para mejorar. Hoy es posible levantar una pared de tres metros de largo por 2,20 de alto en un día”, agregó el misionero. Las botellas se usan vacías, pero hay otros que lo hacen con “ecoladrillos o ladrillos del amor” que son botellas con etiquetas o elementos a reciclar adentro.

La familia Santa Cruz armó este proyecto autosustentable, que luego se convirtió en uno de los paseos preferidos por turistas y vecinos. Allí viven ellos, al tiempo que generan conciencia sobre los daños que provoca el plástico en el medioambiente.

Las paredes de la casa fueron hechas con 1.200 botellas de plástico; el techo, con 1.300 cartones de tetrapack; las puertas y las ventanas, con más de 140 cajas de CD; los sillones, con unas 120 botellas de plástico; y la cama, con otras 200 botellas más.

Te puede interesar