En barrio Transporte continúan las tareas de pavimentación y desagües pluviales

Se desarrollan sobre calle Javier de la Rosa, entre las avenidas Facundo Zuviría y Aristóbulo del Valle. Estas obras facilitarán el drenaje pluvial en la zona.
BARRIO TRANSPORTE 2
La obra comprende 820 metros sobre calle Javier de La Rosa, entre las avenidas Facundo Zuviría y Aristóbulo del Valle.

El intendente Emilio Jatón supervisó el avance de los trabajos que la municipalidad de Santa Fe lleva adelante en calle Javier de la Rosa, entre San Jerónimo y pasaje Pasteur. El monto de inversión asciende a $159.590.943 y el plazo de ejecución es de 6 meses. “Estamos comenzando un proceso transformador para un barrio que siempre estuvo olvidado. A los trabajos de esta calle se suman lo de Primero de Mayo y también las obras de agua potable y cloacas”, resaltó Jatón y agregó: “En total será una inversión de más de 641 millones de pesos, que ejecutará la municipalidad con financiamiento de Nación y de provincia”.

La obra comprende 820 metros sobre la calle Javier de la Rosa, entre las avenidas Facundo Zuviría y Aristóbulo del Valle. El proyecto consiste en la pavimentación del sector mencionado, con una calzada de hormigón de 8 metros de ancho libre entre cordones, con el adecuado diseño de niveles para lograr el escurrimiento superficial y el funcionamiento de los desagües pluviales actuales y futuros, de manera correcta. El proyecto abarca también la regularización de veredas sobre los frentistas y la adecuación de los desagües domiciliarios.

Luego de la recorrida, la secretaria de Infraestructura y Gestión Hídrica del municipio, Silvina Serra, destacó que además del asfalto, “esta es una obra muy importante de drenaje pluvial”. En esa línea, la funcionaria detalló que las tareas “permitirán que las aguas de lluvia de este barrio empiecen a drenar hacia el nuevo conducto Espora”.

Vale destacar que el proyecto se encuentra enmarcado en el Plan Director de Desagües, que lleva adelante el municipio. Entre otras cosas, contempla la colocación de cañería de distintos diámetros y la ejecución de bocas de tormenta acometidas para el saneamiento de las cunetas existentes, bocas de registro y troneras para la posterior limpieza y mantenimiento de los desagües ejecutados y las conexiones necesarias para la evacuación final.

El conjunto de los trabajos generará una mejora ostensible en ese sector de la ciudad. “Esta obra va a generar un cambio muy importante para el barrio, primero porque permitirá una fluida circulación entre avenidas, segura y con buena iluminación, y por otro lado aumentará la seguridad hídrica, ya que el agua de lluvia tendrá un lugar donde escurrir”, indicó Serra.

La obra

Comprende 820 metros sobre calle Javier de La Rosa, entre las avenidas Facundo Zuviría y Aristóbulo del Valle. El proyecto consiste en la pavimentación del sector mencionado con una calzada de hormigón de 8 metros de ancho libre entre cordones, con el adecuado diseño de niveles para lograr el correcto escurrimiento superficial y funcionamiento de los desagües pluviales actuales y futuros. El proyecto abarca también la regularización de veredas sobre los frentistas y la adecuación de los desagües domiciliarios.

Por otra parte, los trabajos en alumbrado público contemplan el cambio a tecnología led y el reacondicionamiento de las columnas de iluminación. Además, entre las obras complementarias se destaca la construcción de rampas peatonales y obras accesorias en veredas, junto con señalización vertical y horizontal. Y se suma la colocación de árboles en todo el sector de la traza que incluye el proyecto.

Cambio total

“Todos los vecinos nos inundamos”, cuenta Patricia. “Las veredas están bajas y el asfalto muy alto; así nos dejó otro intendente hace más de 15 años, con una obra mal hecha. Espero que esto sea un progreso para el barrio, la verdad es que estábamos muy olvidados. Agradezco que por fin se hayan acordado de nosotros”, asevera.

Por su parte, Cristian Heltner describe que “estas calles eran de tierra y angostas, siempre con problemas de anegamiento. Hace 15 años hicieron un mejorado, pero se rompió todo. Esto que se está haciendo ahora es otra cosa: es hormigón y yo veo cómo trabajan día a día; es impresionante. Después de tantos años, una obra como esta es muy importante para nosotros. Ver todo lo que se está haciendo es algo increíble. Además, va a haber mejor iluminación y va a poder pasar el colectivo, lo que será muy útil para los vecinos porque el 16 nos deja en la puerta de cualquier organismo público”, indica.

En tanto, Olga Viana, comerciante y vecina desde hace 38 años, se muestra “muy contenta de que hayan hecho el asfalto, porque el barrio estaba abandonado. Estamos todos muy agradecidos porque este lugar va a cambiar totalmente. Había poca iluminación, pero con esto va a cambiar todo; para mí esto es un lujo”, afirma.

Te puede interesar