La ciudad de Santa Fe conmemoró un nuevo aniversario de la Noche de los Cristales Rotos

Fue en el Paseo de los Justos entre las Naciones. Además, se incluyó el nombre de María Agnese Tribbioli al listado de personas no judías reconocidas en ese espacio.
NOCHE CRISTALES ROTOS DESTACADA
En el Paseo de los Justos entre las Naciones se desarrolló el acto por el aniversario de la Noche de los Cristales Rotos

En el Paseo de los Justos entre las Naciones, el intendente Emilio Jatón y el presidente de la Delegación de las Asociaciones Israelitas (DAIA) Filial Santa Fe, Horacio Roitman, encabezaron un acto en conmemoración del nuevo aniversario de la Noche de los Cristales Rotos (Kristallnatch).

En la oportunidad, también se sumó el nombre de una nueva justa, al paseo. Se trata de María Agnese Tribbioli, quien ya integra la nómina de personas no judías reconocidas por su rol activo para salvar a aquellos que, de otra manera, hubieran sido exterminados.

Jatón repasó las consecuencias históricas del holocausto “que dejó a comunidades partidas” y afirmó que “a pesar del dolor, tenemos que hacer el esfuerzo de recordar estos hechos para que nunca más vuelvan a suceder”. Así, aseguró que “como sociedad tenemos que transformar ese duelo en un mensaje de amor, de enseñanza y valoración”.

En ese contexto, indicó que los Justos fueron quienes “intentaron llevar luz a los perseguidos en esos años de penumbras. Fueron hombres y mujeres que arriesgaron su seguridad por cobijar y ayudar a quienes estaban siendo injustamente perseguidos. Hombres y mujeres comunes, pero con valores diferentes, solidarios, valores muy fuertes, comprometidos y generosos”, que se recuerdan en el paseo ubicado en la Costanera.

Hacia el final, invitó a que “tomemos ese ejemplo. Tenemos que tener esos gestos con nuestros vecinos y vecinas, en nuestro barrio, ayudándonos como comunidad, sintiendo empatía por lo que le pasa al otro, poniendo en escena a la persona, tendiendo puentes. Que este paseo y cada una de la vida de los justos y justas que lo integran, nos inspire en nuestra vida cotidiana, que nos comprometa con el otro”, insistió.

Finalmente, agradeció a la comunidad de la escuela Antonio María Verna: “Más allá de la elección de la Justa, hay un trabajo que merece ser reconocido porque va más allá de una elección. El crear conciencia muchas veces lleva tiempo, y ellos se tomaron el trabajo y lo hicieron posible, así que muchas gracias al colegio”.

Para no olvidar

Durante el acto, las autoridades encendieron seis velas en conmemoración de las vidas arrebatadas. Posteriormente, se descubrió la placa con el nombre de María Agnese Tribbioli y se plantó un ejemplar de sesbania.

Por su parte, Roitman recordó en su discurso, las consecuencias de la Noche de los Cristales Rotos y aseguró la Shoa “comenzó mucho antes, cuando la humanidad se quedó callada frente a los discursos de odio, a la discriminación y las persecuciones. No debemos olvidarlo y tenerlo siempre presente para no volver a repetirlo”.

En ese sentido, destacó el trabajo realizado en el colegio Verna y el rol en la historia de los Justos entre las Naciones “que no se quedaron callados. Lo contrario al amor es la indiferencia y ellos no fueron indiferentes, se involucraron, remando contra la corriente general de indiferencia y hostilidad que prevaleció durante el holocausto”.

Finalmente, el ministro de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Roberto Sukerman, expresó que “estas conmemoraciones son hechos que nos tienen que llevar a la reflexión, no solamente por cuestiones históricas y por lo que han sufrido tantos millones de personas en el holocausto, sino también por situaciones que lamentablemente hoy tenemos en la actualidad”.

El ministro aseguró que ante pintadas antisemitas en el patrimonio urbano “no tenemos que naturalizar estos hechos, no tenemos que pensar que tiene que ser habitual y común que el Estado brinde una protección especial a una comunidad religiosa por miedo a atentados y situaciones violentas”. Así, señaló que “tenemos que seguir trabajando para generar ese cambio en la sociedad que implique a todas las expresiones religiosas y las no religiosas”.

María Agnese Tribbioli

Nacida en 1879, fue la madre superiora del convento Firenze en la calle Ferragli de la localidad de Florencia. Durante la Segunda Guerra Mundial, usó ese espacio para albergar judíos y disidentes políticos, sabiendo las consecuencias de su decisión. El convento tenía un jardín de infantes, al que asistían algunos de los niños judíos que fueron refugiados junto a sus familiares.

Según se indicó, los alumnos del colegio “Antonia María Verna” eligieron a la nueva justa, resaltando los valores que también representan a su institución: la valentía, la bondad, la evangelización, el consuelo espiritual, y el servicio a pobres, enfermos y marginados.

Durante el acto, alumnos del colegio explicaron por qué escogieron a María Agnese Tribbioli para integrar el Paseo de los Justos por las Naciones. “Ella nunca contó lo que había hecho en el transcurso de su vida, sino que trabajó silenciosamente para no alarmar a la comunidad por los riesgos que habría creado esta acción asistencial con los judíos, asumiendo la responsabilidad total, sin involucrar a los demás”, compartieron los estudiantes.

“Se involucró desde el anonimato para el bienestar de su comunidad, priorizando la educación y la seguridad de los que más necesitaban, sin ser la religión un motivo que impidiera su decisión de ayudar, arriesgando su propia vida”, concluyeron.

Te puede interesar