En San Justo detectaron ARN viral del SARS-CoV-2 en aguas residuales urbanas

Los muestreos, que se iniciaron en junio de 2021, indican que el 77% de muestras positivas se registró en aguas residuales urbanas sin tratar, mientras que no se registró SARS-CoV-2 en las aguas que pasaron por la etapa final del proceso de tratamiento.
AGUAS RESIDUALES COVID
Esta es la zona de recolección de las muestras en la ciudad de San Justo.

Investigadoras e investigadores del CONICET y de la UNL comunican la primera detección de ARN viral del SARS-CoV-2 en aguas residuales urbanas de la ciudad de San Justo.  

El trabajo fue realizado en el marco del Proyecto de Investigación Científica y Tecnológica (PICT 2019), titulado “Tratamiento de efluentes urbanos: remediación y bioprospección de microalgas de interés biotecnológico”. En dicho contexto se vienen realizando periódicamente monitoreos fisicoquímicos y biológicos en las aguas residuales urbanas (ARUs) generadas en San Justo, que son tratadas por la Cooperativa de Servicios Públicos, Sociales, de Asistencia Social y Vivienda, de la mencionada ciudad. La planta cuenta con un sistema de lagunas de estabilización: dos lagunas anaeróbicas, dos lagunas facultativas primarias, dos lagunas facultativas secundarias (LFS) y finalmente una cámara de cloración.

El trabajo tuvo como objetivo determinar la presencia de ARN del SARS-CoV-2 en ARUs de la ciudad de San Justo, considerando la detección de genoma viral en diferentes etapas del tratamiento. Los muestreos se iniciaron en junio de 2021 y periódicamente se recolectaron muestras de ARUs crudas, tratadas en las LFS y en la etapa de post-cloración. Se utilizaron marcadores genéticos específicos para detectar el gen “N” (nucleocapside) y el gen “ORF1ab” (PerkinElmerTM). Se observó una disminución significativa de SARS-CoV-2 en ARUs a lo largo del proceso de tratamiento: el SARS-CoV-2 fue detectado en el 30% de las muestras analizadas. Del total de muestras positivas, el 77% se registró en las ARUs sin tratar (efluentes crudos), el 23% en las ARUs tratadas en las LFS, mientras que no se registró SARS-CoV-2 en las ARUs recolectadas en la etapa final del proceso de tratamiento (post-cloración), previo a su vuelco en el río Salado. Estos resultados confirman la relevancia de la vigilancia ambiental del SARS-CoV-2 en ARUs y la necesidad de implementar sistemas de tratamientos eficientes en las localidades donde no existan, a escala regional y global.

En Santa Fe, así como en otras provincias, hay una escasez de conocimientos al respecto, por lo que es necesario aportar información para la implementación de medidas sanitarias. La vigilancia ambiental de ARUs podría ser implementada por las autoridades locales como una herramienta para la toma de decisiones, abordando la necesidad de adecuar el sistema sanitario local para dar respuestas eficientes frente a la pandemia Covid-19, tales como efectuar o liberar restricciones y/o estrategias de aislamiento/distanciamiento social, preventivo y obligatorio. Estas medidas serían efectivas, asimismo, para gestionar la pos-pandemia.

A su vez, sería de gran utilidad la genotipificación de las muestras de ARUs positivas para poner en evidencia la co-circulación de distintas variantes genómicas del SARS-CoV-2 en la población bajo estudio. Otro punto de importancia sería evaluar la duración de la presencia viral aun cuando no se detecten casos clínicos nuevos.

El trabajo fue realizado en el marco del Proyecto de Investigación Científica y Tecnológica (PICT 2019), titulado “Tratamiento de efluentes urbanos: remediación y bioprospección de microalgas de interés biotecnológico", dirigido por la investigadora del Consejo Nacional de  Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Dra. Luciana Regaldo, e integrado por la Dra. Wanda Polla, el Dr. Ulises Reno -investigador CONICET-, la Dra. Silvina Vanesa Kergaravat -investigadora CONICET-, la Lic. Natalí Romero -becaria CONICET-, la Lic. Josefina Schmuck -becaria CONICET-, la Cientibecaria Lucía Giménez y la Dra. Ana María Gagneten, responsable del Laboratorio de Ecotoxicología de Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad Nacional del Litoral. Además, integran este proyecto estudiantes de grado e investigadores de otras Universidades e Institutos Nacionales e Internacionales.

El grupo de trabajo cuenta con el aval y apoyo del Gobierno de la ciudad de San Justo, la Cooperativa de Servicios Públicos, Sociales, de Asistencia Social y Vivienda de San Justo Ltda. y el Hospital Local “Dr. Juan O. Lanza”. A su vez, la detección y cuantificación viral fue realizada por el Lic. Guillermo Ojeda, técnico del Laboratorio Central de Referencia de la Provincia de Santa Fe, a cargo del Bioq. Carlos Pastor, donde además participan la Bioq. Gabriela Rompato, referente del área de biología molecular y la Bioq. Viviana Mugna, referente de secuenciación. Destacamos la Importancia de ejecutar trabajos colaborativos entre instituciones gubernamentales y no gubernamentales del sector público y privado con la UNL y el CONICET.

Te puede interesar