Raúl Lamberto asumió la Presidencia de la Región Caribe y América Latina del IIO

Fue en el marco de la Asamblea General del Instituto Internacional del Ombudsman celebrada de manera online.
LAMBERTO DEFENSOR DEL PUEBLO
El defensor del Pueblo, Raúl Lamberto, asumió la presidencia de la Región Caribe y América Latina.

El defensor del Pueblo de la provincia de Santa Fe, Raúl Lamberto, asumió la presidencia de la Región Caribe y América Latina del Instituto Internacional del Ombudsman (IIO) en el marco de la Asamblea General del prestigioso organismo internacional que se realizó de manera virtual, con organización desde Dublín por parte de la oficina del Ombudsman de Irlanda.

La Asamblea General del IIO se realiza habitualmente de manera presencial cada 4 años, pero se postergó en 2020 con motivo de la pandemia de Covid-19, por lo que terminó realizándose de manera virtual este año.

En la ocasión, asumieron las nuevas autoridades del Comité Ejecutivo y las autoridades de las seis regiones en que se organiza en IIO. Lamberto ya había sido elegido presidente de la Región Caribe y América Latina en octubre de 2019 pero se postergó la asunción de los nuevos cargos hasta que se realiza en la Asamblea General.

El encuentro es de relevancia, dado que se realiza una vez cada cuatro años y reúne a la comunidad internacional de oficinas del ombudsman de todo el mundo.

Fundado en 1978, el IIO es la organización global para la cooperación entre más de 200 instituciones independientes de ombudsman de más de 100 países en todo el mundo. Está organizado en seis regiones (África, Asia, Asia Austral & Pacífico, Europa, Caribe y América Latina, y América del Norte).

En sus esfuerzos por lograr una buena gobernanza y por crear capacidad, el IIO apoya a sus miembros principalmente en tres ámbitos: formación, investigación y subvenciones regionales para proyectos.

En esta oportunidad, la Asamblea General, conducida por el presidente saliente, Peter Tyndall (ombudsman de Irlanda), abordó las acciones destacadas en el período 2016-2021, especialmente los logros del grupo de trabajo con la ONU, la significación de los Principios de Venecia, y la Resolución de la ONU sobre las Defensorías del Pueblo.

Se analizaron los informes acerca de las finanzas del organismo y la auditoría externa para el período 2020-2024 y los positivos resultados alcanzados en virtud de la reforma de la estructura de cuotas.

También se analizó la situación de las oficinas del ombudsman bajo amenaza, un fenómeno que se registra cada vez con mayor frecuencia en distintas partes del planeta y que implica una vulneración de los organismos que velan por los derechos fundamentales de la ciudadanía. En tal sentido, el IIO apoya a aquellas instituciones que se encuentran en situación de avasallamiento o amenaza de cualquier forma.

El secretario General del Organismo, Werner Amon (Austria) hizo la presentación del Plan Estratégico del IIO para el período 2021-2024, y posteriormente se abordó la reforma de los estatutos, a cargo del nuevo presidente Chris Field (Australia).

Se realizó por primera vez un proceso de votación electrónica, que arrojó como resultado la aceptación por amplia mayoría de las modificaciones estatutarias, tendientes a agilizar el proceso de toma de decisiones del organismo, y que aprobó el documento emanado de la Asamblea, la Declaración de Dublín.

Entre los puntos más destacables de la Declaración se encuentran el reconocimiento de que la emergencia de la crisis global de la Covid-19 ha supuesto nuevos y distintos retos para las instituciones de ombudsman de todo el mundo, demostrando al mismo tiempo que los servicios que presta el ombudsman son, si cabe, más importantes que nunca en el contexto de una pandemia.

También el documento destaca que la pandemia no ha respetado la igualdad de oportunidades y ha afectado de forma desproporcionada a los grupos vulnerables, especialmente a los residentes de instituciones residenciales, como los pacientes de las residencias de ancianos o de instalaciones psiquiátricas, las personas detenidas en cárceles o instituciones correccionales, las personas con discapacidad, los menores y adolescentes, los solicitantes de asilo y refugiados y las personas sin hogar.

Asimismo, anima a las instituciones de ombudsman a “dar voz a quienes no la tienen”, prestando atención a estos grupos vulnerables y analizando los problemas que afectan a quienes tienen menos oportunidades de acceso a los servicios de ombudsman y necesitan al mismo tiempo confiar en sus servicios.

Finalmente, el IIO se compromete a trabajar para conseguir la igualdad en el acceso a las vacunas, urgiendo a que las vacunas sean consideradas como un bien de interés público global y puestas a disposición de todo el mundo de forma equitativa, en particular en el contexto de la actual crisis sanitaria de la Covid-19 y ante las aparentes desigualdades en las estrategias de vacunación frente al coronavirus.

Te puede interesar