Se trabaja en el saneamiento y entubado del canal del Camino Viejo a Esperanza

Las tareas, enmarcadas en el Plan Integrar, contemplan la transformación completa de ese sector de la ciudad capital, beneficiando a cinco barrios donde residen más de 14.000 santafesinos y santafesinas.
ENTUBADO CAMINO VIEJO A ESPERANZA
Más de 14.000 vecinos y vecinas de cinco barrios de la capital provincial se beneficiarán directamente con la obra.

El intendente Emilio Jatón recorrió una de las obras fundamentales que el municipio concreta en el noreste de la ciudad de Santa Fe. Se trata de un reclamo histórico que atravesó varias generaciones: la obra pluvial de saneamiento y el entubado del canal conocido como Camino Viejo, desde Gorriti y a lo largo de 750 metros, hasta calle Larrea.

“Esta es una zona muy importante de la ciudad que durante mucho tiempo estuvo olvidada, postergada”, analizó el intendente y agregó: “Por eso, pusimos en marcha obras que van a transformar la ciudad para siempre. No es sólo esta intervención, son obras que hacen realidad muchos sueños, de miles de vecinas y vecinos de Cabal y Las Lomas, mientras estamos muy cerca de arrancar con Beruti, a los que les llega por primera vez el pavimento, los desagües pluviales y cloacales y la iluminación”.

Más de 14.000 vecinos y vecinas de cinco barrios de la capital provincial (Los Troncos, Santo Domingo, Acería, Juventud del Norte y San Ignacio de Loyola Sur) se beneficiarán directamente con la obra que transformará de manera integral Camino Viejo. El presupuesto oficial asciende a $ 204.406.284 y se ejecuta dentro del Plan Integrar, con financiamiento del programa Argentina Hace II.

La directora ejecutiva de Coordinación Técnica de la secretaría de Obras y Espacio Público municipal, Paula Nardín, destacó la trascendencia de la obra: “Será un cambio completo en todo este sector que lo venía necesitando, sobre todo porque también está incluido el saneamiento del canal existente que traía aparejado un impacto ambiental muy negativo para todo el sector”.

“Éramos los olvidados”

El zanjón separaba las calles de tierra del barrio Loyola Sur de la cancha de fútbol de Los Cebollitas. “Cada vez que llevaba a mis hijos para que jueguen ahí, teníamos que hacer equilibrio por un riel con un pedazo de losa para cruzar, rogando para no caernos. Era un peligro. Ver que ahora se puede pasar de un lado al otro sin problemas me parece un sueño”, cuenta Liliana Benítez, presidenta de la vecinal de Loyola Sur.

Por su labor en el barrio, Liliana conoce de cerca los reclamos que se hicieron durante años para lograr mejoras en ese sector de la ciudad. “Ver obras y avances en nuestros barrios que hace mucho están como olvidados, realmente nos causa una gran alegría”, dijo.

Otra de las vecinas, Eva Franco, se muestra “muy contenta de ver todo esto, porque pensaba que estas cosas las iban a ver mis nietos recién. Durante mucho tiempo fuimos un barrio desconocido, abandonado. Siempre pasaban por Beruti, pero nunca entraban al barrio. Éramos gente olvidada. Y este gobierno está haciendo las cosas como las tiene que hacer”, concluye.

Finalmente, Mari Arredondo, que reside en la zona Otras desde hace más de tres décadas, asevera que “es un gran sueño que se cumple, no sólo para mí, sino para todos los vecinos que pasamos de vivir prácticamente en el fango, por el zanjón y la contaminación, a esta instancia. Sin que la obra esté terminada puedo decir que estamos en la gloria”, completa.

La cuestión ambiental es una constante que se repite en las declaraciones de los habitantes: “Que hayan tapado el canal es un alivio para nosotros. La contaminación que había, respirar lo que salía de ahí era tremendo. Para algunos vecinos, el zanjón era directamente un depósito de basura. Esto que vemos ahora es un gran cambio: vamos a tener un bulevar; sabemos lo que cuesta esta obra y la vamos a valorar”, dice Mari.

Los detalles

En la zona se intervendrán 700 metros con un cantero central de siete metros que incluye ciclovía y vereda peatonal. El nuevo trazado vial también contempla tanto la futura conexión con los bulevares proyectados en la intersección con Gorriti y Beruti, como los dos cruces de calles a nivel de vereda del cantero central, en pasaje Guevara y Matheu. Con respecto a la iluminación urbana, comprende la provisión y colocación de 48 columnas y 72 artefactos tipo LED sobre el cantero central.

El proyecto de desagüe pluvial consiste en la ejecución de dos colectores: uno secundario en Camino Viejo a Esperanza para la cuenca Gorriti y un desagüe pluvial en la cuenca Flores. Se complementará con elementos que permiten las captaciones, inspección, limpieza y mantenimiento.

Te puede interesar