Paro del campo: 72 horas por el cierre de exportaciones de maíz

Confederaciones Rurales, Federación Agraria y la Sociedad Rural convocaron a un cese de comercialización de granos entre el lunes y el miércoles de la próxima semana, en rechazo a la disposición del gobierno.
mesa-de-enla-ce

La medida de fuerza fue comunicada por las entidades en un escueto comunicado en el cual también se dio a conocer que Coninagro decidió no adherir a la medida. Así, las tres entidades concretarán un cese en la comercialización de granos desde la 0 del lunes próximo hasta el final del día miércoles, al mismo tiempo que aclararon que no habrá control de cargas en las rutas.

Las entidades, en su conjunto, insistieron "en la necesidad de revisar esta medida absolutamente negativa para los intereses de todos los argentinos, en un marco del diálogo con las autoridades que puedan resolver los destinos del futuro del campo y del país". Si bien Coninagro no participará de la medida de fuerza, la Mesa de Enlace aseguró que existe "coincidencia" en el rechazo a la iniciativa gubernamental "por tratarse de una medida absolutamente perjudicial para el campo y para la Argentina en su conjunto, como se viene sosteniendo desde su anuncio".

No es la primera vez que no hay acuerdo en una medida de estas características entre las entidades en lo que va del actual gobierno. En el primer cese de comercialización convocado por las entidades rurales en marzo del año pasado, FAA dio libertad de acción a sus asociados tras un quiebre interno dentro de sus filas. En esta oportunidad, el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, justificó el no acompañamiento a la medida al considerar que "no es momento de parar, pero sí de reclamar. No adherir al cese de comercialización es una medida a favor del país, no a favor del Gobierno" y afirmó la necesidad de "agotar todas las instancias de diálogo".

La protesta fue decidida tras la decisión del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de cerrar la registración de nuevas Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) del grano amarillo la semana pasada hasta que ingrese la nueva cosecha en marzo para asegurar el abastecimiento interno, explicaron. El objetivo del Gobierno con el cierre del registro es asegurarse 4,27 millones de toneladas para que "queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano, cuando la oferta de cereal tiende a escasear".

El grueso de estas más de 4 millones de toneladas tendrían como destino la alimentación de animales como los vacunos, pollos y porcinos, tanto para consumo interno como para exportación.

La medida, si bien tuvo algunos apoyos de empresarios cárnicos y cámaras, fue rechazado por un gran número de entidades ligadas al sector agropecuario, al afirmar que se trata de una "intervención del mercado" y que traerá consecuencias negativas. También se sumaron las críticas del Centro de Exportadores de Cereales (CEC) y de las cadenas de los cultivos.

Por su parte, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, dijo hoy que "una vez los sectores agroexportadores tienen que pensar en los argentinos" y señaló que, si la intención es "hacer un lockout, el Gobierno no se va a mover un centímetro" de su postura. "Una vez los sectores agroexportadores tienen que pensar en los argentinos" porque especialmente los sojeros "tuvieron ganancias extraordinarias", aseguró el ministro.

ABC Noticias|Redacción

El Portal del Área Metropolitana Santa Fe.

Te puede interesar