La actividad industrial mostró signos de recuperación en junio

Economía 21 de julio de 2020 Por ABC Noticias | Redacción
Los sectores que impulsaron la mejora en junio y que se sostuvo en los primeros días de julio fueron el automotriz, la fabricación de materiales para la construcción y el tabaco.
TRABAJADOR DE UNA INDUSTRIA
La actividad industrial mostró signos de recuperación en junio y ratificó la tendencia en los primeros días de julio.

La actividad industrial mostró signos de recuperación en junio y ratificó la tendencia durante los primeros días de julio al tiempo que el consumo -medido a través de las compras con Ahora12- fue mejorando semana a semana tras una caída inicial al principio de la pandemia por COVID-19, y esa mejora mostró mayor intensidad fuera del Área Metropolitana (AMBA).

Así se desprende del informe de julio del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) del Ministerio de Desarrollo Productivo que indicó que aunque todavía no se recuperaron los niveles de producción anteriores al inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), la industria pasó de caer un 40% interanual entre fines de marzo y principios de abril, un 12% entre el 7 de junio y el 7 de julio.

Los sectores que impulsaron la mejora en junio y que se sostuvo en los primeros días de julio fueron el automotriz -que había sido nula en abril y muy reducida en mayo-; la fabricación de materiales para la construcción -que ya está casi en terreno positivo con respecto a la precuarentena- y el tabaco.

En cuanto al consumo, el informe señaló que tras una contracción superior al 80% con el inicio de la cuarentena a fines de marzo, en la primera quincena de junio, las ventas a precios constantes con Ahora12 volvieron a los niveles de la primera quincena de marzo en todo el país. El mayor dinamismo se notó en las ventas de artículos ligados al hogar (como muebles, colchones o materiales de construcción), lo cual se asocia con que las personas permanecen más tiempo en sus hogares.

La mejora también se observa en la cantidad de comercios con facturación quincenal con Ahora12 superior a los $10.000, que pasó de 38.915 en la primera mitad de marzo a 12.055 en la primera mitad de abril, para luego recuperarse y llegar a 38.299 en la primera mitad de junio.

En cuanto a las ventas de indumentaria y calzado, si bien tendieron a mejorar con el correr de las semanas, en la primera quincena de junio todavía se ubicaron un 33% por debajo de la primera quincena de marzo.

Más allá de las mejoras en el nivel de actividad, la pandemia ha dejado secuelas en el tejido productivo. Entre febrero y mayo, el 3,9% de las empresas dejaron de enviar sus declaraciones juradas a AFIP, aunque es prematuro para catalogar esto como cierres definitivos. Del mismo modo, se registró una caída del empleo asalariado formal en abril del -2,2% mensual, la mayor desde el año 2002. En abril se dispararon las suspensiones, lo cual explica por qué el salario nominal cayó 7,9% mensual, algo inédito desde al menos 1995. Cuando los signos de recuperación de la actividad económica y de la industria impacten en el empleo y los salarios, esta negatividad en los indicadores laborales irá revirtiéndose.

Uno de los datos positivos que dejó la pandemia: la inclusión financiera, tanto de personas como de empresas. Gracias al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), hoy tienen cuenta bancaria más de 2 millones de personas que no estaban bancarizadas. El crédito a tasa cero para monotributistas y autónomos permitió que se impriman 135.000 nuevas tarjetas de crédito. Asimismo, el pago de salarios por parte del programa de la ATP generó que muchas empresas que antes pagaban “en mano” a sus empleados hayan abierto nuevas cuentas sueldo.

Muchas PyMEs y cooperativas (cerca de 140.000) está por fuera del crédito del sistema financiero y para ellas el Ministerio de Desarrollo Productivo, en coordinación con el BCRA, creó la línea PymePlus, con una tasa del 24%, por un monto total de $38.000 millones. El esquema es similar al del crédito a tasa cero: el Fondo de Garantías (FOGAR) es garante al 100%, y los bancos están obligados a darlo a las firmas que son elegibles y lo solicitan. Los créditos cuentan con un plazo mínimo de un año para su devolución y tres meses de período de gracia. Entre el 19 de junio (primera acreditación) y el 8 de julio, se otorgaron $1.400 millones de pesos a 1.800 PyMEs a través de esta línea.

Te puede interesar